Para iniciar el proceso EMAS Easy se identifican y comprometen a grupos compuestos de cinco empresas interesadas en participar. El proceso de implantación se lleva a cabo en tres fases:

En la primera fase de desarrollo de EMAS Easy

Cubre la etapa 1 a la etapa 9, se inicia la implantación del SGA realizando un diagnóstico de la situación ambiental del centro de trabajo y su entorno utilizando la herramienta Ecomapping. Esto implica proporcionar a los participantes los conocimientos y las plantillas necesarias para la recogida de datos.

En una segunda fase de desarrollo de EMAS Easy

Aborda la etapa 10 a la etapa 23, se organiza la información recogida y se valoran los aspectos ambientales de la instalación y la actividad que se desarrolla en cada centro de trabajo. Se define la política ambiental, se identifican objetivos y metas, se elabora el plan de acción y se elabora el manual ambiental.

En una tercera fase de desarrollo de EMAS Easy

Culmina con la revisión de la etapa 24 a la etapa 30, se desarrolla un sistema de control, seguimiento y evaluación del SGA y se elabora la declaración ambiental que es el fin último de comunicación externa y objeto de validación oficial para obtener la certificación EMAS.