El objetivo global de las certificaciones ambientales es alentar de manera voluntaria la demanda y el suministro de aquellos productos con menor impacto sobre el medio ambiente.

Esto se consigue mediante la comunicación de información verificable, precisa y no engañosa relativa a los aspectos ambientales de los mismos.

Es una oportunidad para la empresa de distinguir y cualificar su línea de productos, ofreciéndoles una publicidad cada vez más valorada por una opinión pública sensible al impacto medioambiental.