Situación y usos en España

  • España tiene la ventaja de disfrutar ampliamente de la luz solar con una media de 2500 horas de sol aseguradas al año. La poca nubosidad, la baja humedad ambiental, el clima seco y la incidencia de los rayos solares, hacen que España tenga unos valores de radiación directa envidiables. Aún así, existen diferencias evidentes entre las distintas comunidades españolas. Según los datos disponibles, existe un gran contraste entre las comunidades del Cantábrico, que rondan las 1700 horas de sol al año, y las mediterráneas, que alcanzan las 2750 horas de sol anuales.
  • Estas diferencias están motivadas por la presencia de varias zonas climáticas en el interior de la Península Ibérica, lo que explica porqué algunas zonas del norte de España reciben menos horas de sol que incluso regiones del centro de Europa, como Viena, con 1890 horas de sol anuales. Las provincias del sur de Andalucía y Canarias son las que concentran mayor número de horas de sol al año, alcanzando las 3000.
  • En España hasta 2006 se ha instalado una potencia total de 118,2 MWp, destacando principalmente las comunidades de Navarra (25,240 kWp), Castilla y León (15,323 kWp) y la Comunidad Valenciana (13,832 kWp). Durante el 2006, la potencia total instalada fue más de la mitad de la ya existente (60,54 MWp), resaltando nuevamente estas tres comunidades: Navarra (14,153 kWp), Castilla y León (11,627 kWp) y la Comunidad Valenciana (7,130 kWp).

Uso del Sol como recurso

  • Un panel solar fotovoltaico convierte la luz solar en electricidad, mediante un dispositivo electrónico denominado “célula solar”. La conversión de la energía de la luz solar en energía eléctrica es un fenómeno físico conocido como efecto fotovoltaico.
  • La radiación solar es captada en los paneles fotovoltaicos generando energía eléctrica (efecto fotovoltaico) en forma de corriente continua. En las instalaciones conectadas a red esta energía es transformada en corriente alterna mediante un equipo denominado inversor, y vertida a la red eléctrica de distribución en el punto de conexión.
  • – La energía solar fotovoltaica permite un gran número de aplicaciones, ya que se puede suministrar energía en emplazamientos aislados de la red (viviendas aisladas, faros, postes SOS, bombeos, etc.) o mediante instalaciones conectadas a la red eléctrica, que pueden ser de pequeño tamaño (instalación en vivienda individual) o centrales de gran tamaño (existen proyectos de ejecución en España de hasta 20 MW de potencia).

Por qué usar la radiación solar como fuente de energía

  • El uso de paneles solares fotovoltaicos presenta caraterísticas peculiares entre las que destacan: elevada calidad energética, es inagotable a escala humana y con un pequeño o nulo impacto ecológico.
  • Se puede instalar en cualquier parte, en el tamaño deseado; es completamente silenciosa, sin partes móviles que se puedan estropear; no emite ninguna clase de contaminantes y genera directamente electricidad para todos los usos.
  • Contribuye eficazmente a la reducción de emisiones de CO2 cada kWh generado con energía solar fotovoltaica evita la emisión a la atmósfera de aproximadamente un kilo de CO2, en el caso de comparar con la generación eléctrica a partir de carbón, o aproximadamente 400 gramos de CO2 en el caso de comparar con la generación eléctrica a partir de gas natural. Una planta solar, con seguimiento y baja concentración, de 1200 kWp puede evitar anualmente 818 t de CO2.
  • Los paneles son todavía caros en términos de inversión por kilovatio hora producido; sin embargo, el gasto se recupera con creces en los 20 ó 30 años de vida útil de la instalación.
  • En realidad, el principal freno a la expansión de la electricidad fotovoltaica es que la industria de fabricación de paneles no puede seguir el ritmo de demanda de los instaladores. Su crecimiento en los últimos años es el más rápido de todos los tipos de energía.

Acciones de la Administración local

  • Pueden impulsar la obtención de energía limpia para cualquier aplicación, uso y destino. Para esto el IDAE tiene habilitado una línea de préstamo dirigido a entidades locales para el fomento del uso de la energía solar fotovoltaica.
  • Por otra parte, también es posible llegar a acuerdos de colaboración con la agencia de la energía de su Comunidad Autónoma y con la entidades privadas que pongan en marcha el proyecto.
  • El principal requisito para poner en funcionamiento el proyecto está al alcance de cualquier Administración local y es el aprovechamiento de la radiación solar, en mayor medida en la región mediterránea y menor en el Cantábrico, pero nada descartable.

Deja una respuesta