Eliminación de los residuos

Todos los municipios tienen la obligación de hacerse cargo del destino final de los residuos municipales. En algunos casos, debido a la reducida densidad demográfica, los municipios se organizan para gestionar de forma conjunta esta actividad.

La eliminación de los residuos puede hacerse mediante depósito en vertedero. La normativa española exige una clasificación de vertederos según sea soporte de residuos peligrosos, de residuos no peligroso o de residuos inertes.

Otra opción es la incineración y el vertido de residuos. En ambos casos, la norma europea y estatal exige mínimos, máximos y controles de impacto ambiental.

En España se utiliza principalmente el vertedero como sistema de eliminación de residuos, y en menor medida, para algunos residuos, el vertido controlado. En ambos casos la reducción de su impacto al medio ambiente debe ser analizado en términos económicos, es decir, se internalizará el coste de la eliminación: ocupación de terrenos, contaminación de sistemas naturales y amenazas para la salud pública.

La creación, modificación y ampliación de vertedereos está sujeta a un régimen de autorizaciones y deberán observar la normativa sobre impacto ambiental.

Reciclaje de residuos

La adopción de sistemas de reciclaje es una inversión directa para el municipio o para la empresa que lo gestione, e indirecta para las empresas que ponen los envases en el mercado.

Explotar esta actividad económica puede ser un negocio rentable, casi todos los materiales tienen un coste elevado en el mercado y sobre todo hay ciertos materiales como el vidrio y los metales que no pierden calidad y estructura reciclado tras reciclado, pueden soportar infinitos ciclos de reciclado. El primer semetre de 2006 se cotizaron en el mercado interno a una media de 125 euros la tonelada de chapajo, a 110 euros la tonelada de chatarra de hierro dulce, a 206 euros la tonelada de papel blanco de primera, a 33 euros la tonelada de periódicos y revistas, a 4.500 euros la tonelada de cobre de segunda, a 3.000 euros la tonelada de latón comercial, a 1.400 euros la tonelada de aluminio rocorte, a 1.100 euros la tonelada de aluminio cacharro, a 550 euros la tonelada de plomo, a 150 euros la tonelada de baterias, a 3.400 euros la tonelada de bronce viruta.

Valorización de los residuos

Las empresas son las más interesadas en rescatar sus envases para reutilizarlos o reciclarlos, de otro modo tienen que comprar el material para fabricar sus envase. Es preferible utilizar materia prima reutilizada (rescatada del destino vertedero) que utilizar materia prima de primer origen.

Otra opción, para la valorización de los residuos, es el aprovechamiento de la generación de energía a partir de los gases (biogás) generados en los vertederos. Esto significa instalar un sistema de extración de gas y una planta acumuladora. Existe un interesante proyecto en marcha en el vertedero de Valdemingómez en Madrid.

1 comentario

Deja una respuesta