¿Qué es la contaminación acústica?

Se trata del ruido cuando éste se considera un contaminante, es decir, un sonido molesto que puede provocar molestias y distorsiones en la calidad de vida de quienes lo sufren. Técnicamente es un tipo de energía secundaria de los procesos o actividades que se propaga en el ambiente en forma de ondulatoria compleja desde el foco productor hasta el receptor a una velocidad determinada y disminuyendo su intensidad con la distancia y el entorno físico. La preocupación por la contaminación, asociada a la calidad de vida ha calado en nuestra sociedad y ha situado en la esfera de los intereses que movilizan a la gente valores como la sostenibilidad y la calidad ambiental.

¿Cómo se mide el ruido?

El ruido se mide en decibelios (dB), y los equipos de medida más utilizados son los sonómetros. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera los 50 dB como el límite superior deseable. Es un fenómeno continuo en el tiempo, pero varía de forma instantánea y permanente. Por eso es necesario obtener indicadores representativos en períodos de tiempo relevantes (por horas, para los lapsos de descanso, etc.), para poder valorar el nivel sonoro en un lugar y poder tomar decisiones eficaces para cada caso en materia de aislamiento acústico.

¿Qué es el aislamiento acústico?

Es el acondicionamiento de un lugar físico para amortiguar o impedir los efectos de la contaminación acústica, evitando así sus efectos perniciosos sobre la salud.
Ver: consejos de aislamiento.

¿Qué efectos tiene el ruido sobre la salud?

La contaminación acústica es considerada por la mayoría de las personas como un factor que incide de forma decisiva en su vida diaria. Estudios e investigaciones médicas han establecido relaciones entre la exposición continuada al ruido ambiental de las personas, y problemas psicológicos y fisiológicos derivados de la falta de descanso producidos. Para más información pincha aquí.

¿Cómo se puede prevenir?

Es mucho más barato prevenir la acción del ruido que corregirla. El ruido ambiental es una consecuencia directa no deseada de las propias actividades humanas que se desarrollan en los núcleos urbanos: el transporte, la construcción de edificios y obras públicas, la industria, los servicios de limpieza y recogida de basuras, sirenas y alarmas, así como las actividades lúdicas y recreativas entre otras. Por eso cada vez más los poderes públicos locales tienen en cuenta este problema a la hora de planificar el crecimiento de los núcleos urbanos, evitando así el desarrollo del problema de los ciudadanos.

Pincha aquí para conocer algo más sobre ¿cómo se mide el ruido?

Enlaces de interés

Deja una respuesta