Efectos auditivos

El sistema auditivo se resiente ante una exposición prolongada a una fuente de un ruido, aunque ésta sea de bajo nivel. El déficit auditivo provocado por el ruido ambiental se llama socioacusia. Una persona, cuando se expone prolongadamente a un nivel de ruido excesivo, nota un silbido en el oído, esta es una señal de alarma. Inicialmente, los daños producidos por una exposición prolongada no son permanentes, sobre los 10 días desaparecen. Sin embargo, si la exposición a la fuente de ruido no cesa, las lesiones serán definitivas. La sordera irá creciendo hasta que se pierda totalmente la audición.

No sólo el ruido prolongado es perjudicial, un sonido repentino de 160 dBA, como el de una explosión o un disparo, pueden llegar a perforar el tímpano o causar otras lesiones irreversibles. Citando puntualmente las afecciones auditivas que produce el ruido tenemos: desplazamiento temporal del umbral de audición y el desplazamiento permanente del umbral de audición.

Desplazamiento temporal del umbral de audición (TSS: Temporary threshold shift). Consiste en una elevación del umbral producida por la presencia de un ruido, existiendo recuperación total al cabo de un periodo de tiempo, siempre y cuando no se repita la exposición al mismo. Se produce habitualmente durante la primera hora de exposición al ruido.

Desplazamiento permanente del umbral de audición (PTS: Permanent threshold shift). Tiene el efecto agravado por el paso del tiempo y la exposición al ruido. Cuando alguien se somete a numerosos TSS y durante largos periodos de tiempo (varios años), la recuperación del umbral va siendo cada vez más lenta y dificultosa, hasta volverse irreversible. El desplazamiento permanente del umbral de audición esta directamente vinculado con la presbiacucia (pérdida de la sensibilidad auditiva debida a los efectos de la edad). La sordera producida por este desplazamiento permanente afecta a ambos oídos y con idéntica intensidad.

Interferencia en la comunicación oral
La inteligibilidad de la comunicación se reduce debido al ruido de fondo. El oído es un transductor y no discrimina entre fuentes de ruido, la separación e identificación de las fuentes sonoras se da en el cerebro. Como ya es sabido, la voz humana produce sonido en el rango de 100 a 10000 Hz, pero la información verbal se encuentra en el rango de los 200 a 6000 Hz. La banda de frecuencia determinada para la inteligibilidad de la palabra, es decir entender palabra y frase, esta entre 500 y 2500 Hz. La interferencia en la comunicación oral durante las actividades laborales puede provocar accidentes causados por la incapacidad de oír llamados de advertencia u otras indicaciones. En oficinas como en escuelas y hogares, la interferencia en la conversación constituye una importante fuente de molestias.

Efectos no auditivos

La contaminación acústica, además de afectar al oído puede provocar efectos psicológicos negativos y otros efectos fisiopatológicos Por supuesto, el ruido y sus efectos negativos no auditivos sobre el comportamiento y la salud mental y física dependen de las características personales, el estrés generado por el ruido se modula en función de cada individuo y de cada situación.

A. Efectos psicopatológicos
– Con más de 60 dBA.

  1. Dilatación de las pupilas y parpadeo acelerado.
  2. Agitación respiratoria, aceleración del pulso y taquicardias.
  3. Aumento de la presión arterial y dolor de cabeza.
  4. Menor irrigación sanguínea y mayor actividad muscular. Los músculos se ponen tensos y dolorosos, sobre todo los del cuello y espalda.

– Con más de 85 dBA.

  1. Disminución de la secreción gástrica, gastritis o colitis.
  2. Aumento del colesterol y de los triglicéridos, con el consiguiente riesgo cardiovascular. En enfermos con problemas cardiovasculares, arteriosclerosis o problemas coronarios, los ruidos fuertes y súbitos pueden llegar a causar hasta un infarto.
  3. Aumenta la glucosa en sangre. En los enfermos de diabetes, la elevación del azúcar puede ocasionar estados de coma y hasta la muerte.

B. Efectos psicológicos

  1. Insomnio y dificultad para conciliar el sueño.
  2. Fatiga.
  3. Estrés (por el aumento de las hormonas relacionadas con el estrés como la adrenalina).
  4. Depresión y ansiedad.
  5. Irritabilidad y agresividad.
  6. Histeria y neurosis.
  7. Aislamiento social.
  8. Falta de deseo sexual o inhibición sexual.

Todos los efectos psicológicos están íntimamente relacionados, por ejemplo:

  • El aislamiento conduce a la depresión.
  • El insomnio produce fatiga. La fatiga, falta de concertación. La falta de concentración a la poca productividad y la falta de productividad al estrés.

C. Efectos sobre el sueño
El ruido produce dificultades para conciliar el sueño y despertar a quienes están dormidos. El sueño es una actividad que copa un tercio de nuestras vidas y nos permite descansar, ordenar y proyectar nuestro consciente. El sueño esta constituido por dos tipos: el sueño clásico profundo(No REM (etapa de sueño profundo), el que a su vez se divide en cuatro fases distintas), y por otro lado esta el sueño paradójico (REM). Se ha demostrado que sonidos del orden de aproximadamente 60 dBA, reducen la profundidad del sueño, acrecentándose dicha disminución a medida que crece la amplitud de la banda de frecuencias, las cuales pueden despertar al individuo, dependiendo de la fase del sueño en que se encuentre y de la naturaleza del ruido. Es importante tener en cuenta que estímulos débiles sorpresivos también pueden perturbar el sueño.

D. Efectos sobre la conducta
El ruido produce alteraciones en la conducta momentáneas, las cuales consisten en agresividad o mostrar un individuo con un mayor grado de desinterés o irritabilidad. Estas alteraciones, que generalmente son pasajeras se producen a consecuencia de un ruido que provoca inquietud, inseguridad o miedo en algunos casos.

E. Efectos en la memoria
En aquéllas tareas en donde se utiliza la memoria se ha demostrado que existe un mayor rendimiento en aquellos individuos que no están sometidos al ruido, debido a que este produce crecimiento en la activación del sujeto y esto en relación con el rendimiento en cierto tipo de tareas, produce una sobre activación traducida en el descenso del rendimiento. El ruido hace que la articulación en una tarea de repaso sea más lenta, especialmente cuando se tratan palabras desconocidas o de mayor longitud, es decir, en condiciones de ruido, el individuo se desgasta psicológicamente para mantener su nivel de rendimiento.

F. Efectos en la atención
El ruido hace que la atención se localice en aquellos aspectos más importantes de la tarea, haciendo que esta se pierda en otros considerados de menor relevancia.

G. Efectos en el embarazo
Se ha observado que las madres embarazadas que han estado desde comienzos de su embarazo en zonas muy ruidosas, tienen niños que no sufren alteraciones, pero si la exposición ocurre después de los 5 meses de gestación, después del parto los niños no soportan el ruido, lloran cuando lo sienten, y al nacer tienen un tamaño inferior al normal.

H. Efectos sobre los niños
El ruido repercute negativamente sobre el aprendizaje y la salud de los niños. Cuando los niños son educados en ambientes ruidosos, estos pierden su capacidad de atender señales acústicas y sufren perturbaciones en su capacidad de escuchar y un retraso en el aprendizaje de la lectura, dificulta la comunicación verbal. Favoreciendo el aislamiento y la poca sociabilidad.

Deja una respuesta