Si no puedes ver correctamente el mensaje ábrelo en tu explorador.

 

boletín informativo de Fundación Vida Sostenible

Núm. 142 – 1 de junio de 2017

El camino de Dinamarca hacia la energía sostenible

aerogenerador

 

Dinamarca, haciendo oídos sordos a los propagandistas de la revolución del fracking y otras esperanzas de las energías fósiles, sigue decidida a ser un país 100% renovable en 2050. Cuenta con una base no despreciable, un 40% de electricidad de origen renovable ahora mismo (cabe recordar que España, con un sistema eléctrico mucho más grande, alcanzó esa cuota verde hace uno o dos años). Lo más interesante puede que sea la reconversión del transporte a las energías limpias, un hueso muy duro de roer.

Incentivos y otros mecanismos están viendo crecer de manera asombrosa las ventas de coches eléctricos en Escandinavia: más de 1.500 Tesla (el coche eléctrico con mejor tecnología, por ahora) vendidos en un solo mes en Noruega, que tiene nueve veces menos población que nuestro país. ¿Se imaginan 20.000 coches eléctricos vendidos en un solo mes en España? La cifra real es doscientas veces inferior.
La Hoja de ruta 2050 de la Fundación Renovables propone para nuestro país el mismo futuro energético para Dinamarca. Debería ser tomada muy en serio.

¿Brillante futuro del automóvil?

El Gobierno acaba de anunciar otros 175 millones de euros, el tamaño de un recorte de tamaño medio, para impulsar la venta de automóviles. Falta le hace, pues los datos muestran un desplome del mercado nunca visto anteriormente. Es la séptima inyección de dinero público en el mercado del automóvil en pocos años –1.225 millones de euros en total.  Los últimos datos de los concesionarios parecen moderadamente optimistas, hablando de cierta recuperación de las ventas, aún tímida. Las autopistas también van a recibir una ayuda para mantenerlas con vida.

matriculaciones

Ilustración: matriculaciones de turismos por 1.000 habitantes desde 1970. El máximo se alcanzó en 2005 con 39 unidades. En 2013 fueron 16, como a comienzos de la década de 1970.

La principal amenaza para la compra de coches viene de las empresas de coche compartido con o sin conductor, BlaBla Car, Uber, Amovens, Bluemove, etc. Están creciendo muy rápido, a pesar de los intentos de la administración de meter palos en sus ruedas. Para encizañar más la cuestión, El País acaba de publicar un escalofriante gráfico que demuestra que un coche más bien barato y con un uso moderado se lleva la friolera de 5.000 euros al año. Teniendo en cuenta que el salario medio en España es de unos 1.500 euros al mes, parece ser que gastamos como media casi la tercera parte de nuestros ingresos en el coche. El informe sobre la calidad del aire en Europa y otros múltiples estudios ponen de relieve la otra cara de la moneda: el coche es el principal contaminador del aire de nuestras ciudades, causando efectos especialmente nocivos en niños y personas vulnerables por tener enfermedades respiratorias.

Los wearables…

Los wearables, horrenda palabra en castellano, comienzan a proliferar. Son la última evolución de los gadgets electrónicos. Se supone que van pegados al cuerpo, en la ropa, en la muñeca o incluso insertados bajo la piel, están atiborrados de sensores y están conectados a internet. A partir de ahí, puede ocurrir cualquier cosa. Desde las Google Glass (que tuvieron un lanzamiento publicitario descomunal pero que tienen un futuro comercial muy difícil, por razones evidentes derivadas del rechazo humano instintivo al fisgoneo) a los sensores de constantes vitales conectados con la consulta de nuestro médico. Estos últimos son parte de la progresiva medicalización de nuestra vida.

… y las aguas contaminadas de medicinas

La costumbre de consumir toneladas de medicamentos con cualquier pretexto está pasando factura a las aguas. Se trata de un choque cultural. Las depuradoras están acostumbradas a tratar aguas fecales y contaminación grosera, y no saben qué hacer con los sutiles restos de los medicamentos. Los cuerpos de los animales de la fauna acuática están acostumbrados a venenos sencillos, pero los restos de medicamentos son interpretados como moléculas complejas (hormonas y otras), que pueden provocar efectos tan complejos como un cambio de sexo. Toda esta contaminación, naturalmente, termina volviendo a los humanos. Parece ser que sólo asimilamos un 10 o un 20% del ibuprofeno que nos tomamos para combatir aquel dolor de cabeza, el resto se va liberalmente por el retrete, rumbo al mundo exterior.

Creatividad desbordada en la bicicleta

Si el mundo del coche convencional parece algo achacoso, el mundo de la bicicleta revienta de salud. El sistema de bici pública eléctrica de Madrid está funcionando bien, y se plantea ampliar el servicio a otros barrios más alejados del centro. Barcelona acaba de anunciar una sustanciosa ayuda de 150 euros a los compradores de una bicicleta eléctrica. Las innovaciones no cesan: desde modelos eléctricos ultracompactos a sencillas capotas para la lluvia. El año pasado se vendieron muchas más bicicletas que coches, y esto es solo el principio.

Iniciativas y otras cosas

ciudadanoautosuficiente100x70

Nuevo blog: el ciudadano autosuficiente

«Si quieres complicarte la vida, allá tú. Pero hay maneras de vivir más relajadas, sanas y baratas, es decir, más sostenibles. Aquí te las contamos.» –Esta es la presentación del nuevo blog  de la Fundación Vida Sostenible, que se puede ver en el diario Público.

Cohousing Verde

Un mundo libre de plástico

 

Síguenos en:

Facebook LinkedIn Tumblr Twitter YouTube








¿Problemas para visualizar el mensaje? Ábrelo en tu explorador
La Fundación Vida Sostenible financia parte de su labor con aportaciones voluntarias. Colabora
Para información y comentarios sobre señalesdeSostenibilidad, por favor, envíanos un correo a esta dirección:
infoboletin@vidasostenible.com
Si no deseas seguir recibiendo este boletín, por favor, envía este correo electrónico:
bajaboletin@vidasostenible.com
No es necesario que pongas asunto ni contenido.