Si no puedes ver correctamente el mensaje ábrelo en tu explorador.

boletín informativo de Fundación Vida Sostenible
Núm. 113 – 11  de febrero de 2016

 Del greenwashing al sustaintrekking

101-3

La ola de calor de junio-julio de 2015

Aún es pronto para saber si esta ola de calor es la mayor de la década o algo peor, pero es ahora, a 40 grados a la sombra, cuando conviene reflexionar sobre algunas cuestiones energético-climáticas.

Como bien dicen los responsables de AEMET, esta ola de calor y el fenómeno del cambio climático global tienen escalas de tiempo absolutamente distintas. Pero eso no quiere decir que no tengan nada que ver. La propia directora general de la Oficina de Cambio Climático, Susana Magro, ha dado por sentado que esta ola de calor –y otras que la seguirán–  son una manifestación del cambio climático.

 

101-1

Calentólogos y negacionistas, arrollados por la realidad

Los escépticos y petróleoadictos suelen reírse de las predicciones catastrofistas del cambio climático global: fotomontajes de desiertos donde ahora hay vergeles, ciudades sumergidas en el mar, etc. Pero ahora tenemos una perspectiva casi igual de preocupante y que puede ocurrir ahora mismo: que el exceso de consumo eléctrico creado por millones de aparatos de aire acondicionado funcionando a tope haga saltar el sistema eléctrico. O bien que haya que implantar restricciones de agua en la red urbana. Todo esto ha pasado muchas veces y puede volver a pasar: imagínese a 40ºC, sin electricidad y sin agua corriente. No hace falta recurrir a las fotos de la Manga del Mar Menor bajo las aguas para que se nos pongan los pelos como escarpias.

Efectivamente, a un panorama tan desolador podemos llegar aunque nadie tuviera noticia de la existencia de un hipotético cambio climático.  La verdad es que hacemos cosas muy raras. Utilizamos aire acondicionado porque nuestras casas están mal aisladas. La norma de calidad constructiva ad hoc no se aprobó hasta 2007, y son frecuentes las amplias cristaleras orientadas al sur en zonas de clima cálido y abundancia de luz solar. Otro ejemplo: el aumento del consumo de electricidad se usa como indicador infalible de que la economía va bien.

101-4

La COP 21 de París

Y así llegamos a la COP21, en París. No parece que vaya a ser otra conferencia mundial más sobre el cambio climático. Todo el mundo está mostrando cierta expectación, lo que es mucho para este tipos de eventos, que suelen ser muy aburridos y de los que nadie espera nada concreto. Todo el mundo se hace la gran pregunta: ¿vamos a empezar a “dejar el petróleo bajo la tierra”? ¿Vamos a optar decididamente por un modelo energético sostenible, basado en las renovables y la eficiencia?

La leyenda de un presidente de los Estados Unidos asomándose por una ventana en la Casa Blanca para ver el agujero de la capa de ozono y tomando a continuación medidas urgentes (que funcionaron, véase el Protocolo de Montreal) nos hace pensar que tal vez algún gran líder mundial, después de pasar un par de horas sin la protección de la climatización, comience a pensar que ya va a  ser hora de hacer algo.

101-2

Sacar la sostenibilidad del ADN de la empresa y meterla en el manual de operaciones

Tenemos todas las piezas sobre la mesa: economía circular, TIC, consumo colaborativo, autoconsumo eléctrico, cocina sostenible…, ya solo es cosa de juntarlas y comenzar a mover las empresas hacia la sostenibilidad… con un ritmo más animado que el solemne paso de la actualidad. Las empresas tienen un acicate más para abandonar el greenwashing y empezar a hacer sustaintrekking: sus clientes.

Los consumidores están empezando a mosquearse. Hay una lista de objetos inútiles, caros y contaminantes que ningún miembro de la generación del milenio en su sano juicio compraría: por ejemplo, máquinas lavavajillas y su adminículos, vehículos todoterrenos urbanos, bolsas desechables para envolver bocadillos, nuggets de pollo con dimetilpolixilosano y un larguísimo etcétera. Pero los famosos millennials son solamente la punta del iceberg. Cada vez más gente está harta de comprar cosas caras, inútiles y contaminantes. Pues ya tenemos las tres patas del banco: ciudadanos, empresas y gobiernos. Y menudo escenario, París. Ya no tenemos excusa.

Iniciativas y otras cosas

Controlas tu energía
Antonio Resines se convence y nos convence para que ahorremos energía

E-Fan
El avión eléctrico de Airbus

 

Síguenos en:

Facebook LinkedIn Tumblr Twitter YouTube








¿Problemas para visualizar el mensaje? Ábrelo en tu explorador

La Fundación Vida Sostenible financia parte de su labor con aportaciones voluntarias. Colabora

Para información y comentarios sobre señalesdeSostenibilidad, por favor, envíanos un correo a esta dirección:

infoboletin@vidasostenible.com

Si no deseas seguir recibiendo este boletín, por favor, envía este correo electrónico:

bajaboletin@vidasostenible.com o pulsa el siguiente enlace: solicitar baja del boletín.

No es necesario que pongas asunto ni contenido.