Si no puedes ver correctamente el mensaje ábrelo en tu explorador.

boletín informativo de Fundación Vida Sostenible
Núm. 114 – 25  de febrero de 2016
4Cursos_Mantel

Campus FVS, consulta nuestros cursos para abril de 2016:

• Cálculo de huella de carbono de productos y organizaciones.
• Herramientas para trabajar con ISO 14001:2015 y EMAS III.
• Huella de agua ISO 14046 y Water Footprint Standard.
• Huella ambiental y análisis de ciclo de vida.

Más información:

Fundación Vida Sostenible > Formación

 

tucc81nel

Nuevo Decreto sobre eficiencia energética

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo aprobó el pasado 12 de febrero el Real Decreto 56/2016 sobre eficiencia energética, que obligará a las grandes empresas a realizar auditorías cada cuatro años.
En 2014 la Unión Europea aprobó la Directiva Europea relativa a la eficiencia energética 2012/27/UE, encaminada a ayudar en la reducción del consumo de energía a través del fomento de las energías renovables y el aumento de la eficiencia energética en los sectores terciario y residencial, el transporte y en la industria, una Directiva comunitaria que debía ser transpuesta.

Este Real Decreto impulsa la eficiencia energética en varios ámbitos (auditorías energéticas, acreditación de auditores y proveedores de servicios energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía) para mejorar nuestra dependencia energética del exterior y disminuir el consumo de energía, las importaciones de combustibles fósiles y las emisiones de efecto invernadero. En definitiva, para alcanzar los objetivos planteados por la UE. Y es que la eficiencia y el ahorro energético son claves para mejorar la competitividad de las empresas y para crear empleo.

Las auditorías energéticas son herramientas que permiten a las empresas conocer su situación con respecto al empleo de energía, con el objetivo de optimizar los sistemas y sus procesos y conseguir así el ahorro de la energía consumida. Además, otra de las ventajas de estas auditorías es analizar la posibilidad de diversificación de las fuentes energéticas, incluyendo la optimización por cambio de combustible y la implantación de energías renovables.

El Real Decreto obliga  las grandes empresas a realizar auditorías energéticas cada cuatro años cubriendo, al menos, el 85% del consumo total de energía del conjunto de sus instalaciones. El Gobierno estima que el RD será de aplicación a unas 3.800 empresas en España, con cerca de 27.000 establecimientos o locales.

Las empresas tendrán un plazo de nueve meses (hasta el 13 de noviembre de 2016) para realizar las auditorías, y podrán sustituirlas, además, por un sistema de gestión energética o ambiental e incorporar certificados de eficiencia energética de edificios en vigor.

Además, el RD establece los requisitos para el ejercicio de la actividad profesional de proveedores de servicios energéticos, que deberán acreditar su cualificación en materia energética mediante titulación universitaria o de Formación Profesional, o bien acreditando su competencia profesional teórica y práctica, además de suscribir un seguro de responsabilidad civil.

En definitiva, con este nuevo RD se espera cumplir con el objetivo de la UE de reducir el consumo energético y apostar por las energías renovables, pues tras la realización de una auditoría, el diagnóstico mostrará los beneficios de estos objetivos a largo plazo.

Yasmín Tárraga

 

ventanasabandonadas

No, no podemos parar el cambio climático

Sé que suena pesimista, pero ya podemos olvidarnos de todos esos sueños de un planeta limpio, verde y sostenible. Es verdad que cientos de estados soberanos echaron una firma en París hace unos meses, pero ya nadie se acuerda de qué se firmó ni para qué se firmó. ¿Era algo relacionado con el cambio climático? Ah, sí, la murga esa. Páselo al departamento correspondiente y archívelo.

Dos indicios entre muchos que demuestran que no podemos parar el cambio climático:

• La Comisión Europea reconoce que la industria del coche diésel es un puntal de la civilización occidental. No solamente no toma drásticas medidas para impulsar el coche de emisión cero (es decir, eléctrico), sino que reconoce que los coches europeos contaminan cuatro veces más de los oficialmente admitido y ruegan a la industria que, por favor, fabrique coches algo menos contaminantes (diésel, por supuesto), que en 2020 hablamos y que aquí no ha pasado nada. Por cierto, ¿de qué caso Volkswagen me habla? Por si no lo creen, he aquí el brioso arranque del punto 15 de la declaración oficial:

“15. Is it true that the EU will allow diesel cars to pollute more in the future?
On the contrary. If you look at it in terms of actual real emissions, we are moving from the current average real NOx emissions of 400 mg/km per diesel car down to 168 mg/km (September 2017), then to 120 mg/km (January 2020). This is a significant reduction compared to the current discrepancy between NOx emissions measured in a laboratory and in real driving conditions (a discrepancy of 400% on average).”

• Las grandes compañías petroleras están en apuros por la baja cotización de su producto (menos de 30 dólares el barril el viernes pasado), pero no se preocupen. Todo eso es un soplo pasajero, pronto todo volverá  a la normalidad y a los 150 dólares / barril o más. Prueba de esta confianza en el futuro es la declaración oficial de Shell de que, allá en 2060, (dentro de 44 años), las energías renovables supondrán el 40% del suministro global de energía:

“Our New Lens Scenarios describe plausible futures, where renewable energy sources like solar and wind could provide up to 40% of energy globally by 2060, and the sun could become the world’s largest primary energy source a decade later”.

 Jesús Alonso Millán

 

paisaje

De la cuna a la cuna

Según la ONU, se espera que en 2025 seamos 8.000 millones de habitantes compartiendo recursos en este planeta. Mil millones de personas más que en la actualidad, generando cada una 1,42 kg de basura al día de media.

De momento, y hasta que se consiga que las bolsas de basura desaparezcan en agujeros negros espaciales, todo se andará, debemos adoptar medidas que favorezcan la no generación de residuos. De ahí el floreciente interés por la economía circular. Frente a la clásica economía lineal de usar y tirar, el modelo circular busca en los flujos de la naturaleza su inspiración.

En una economía circular, hacia la que aspira la UE, el ciclo de vida de los productos se amplía debido a un mejor ecodiseño que facilita las reparaciones y la reutilización. De este modo se podría lograr uno de los objetivos prioritarios de la UE para 2020: “convertir a la UE en una economía hipocarbónica eficiente en el uso de los recursos, ecológica y competitiva”.

Supone un paso más allá del “reducir, reutilizar, reciclar” al que estábamos acostumbrados. Y descarta el decrecimiento, dado que el ciclo productivo y de consumo siguen su curso.

Además desde el MAGRAMA se apunta a la economía circular como fuente de empleo y uno de los puntos fuertes del nuevo Plan Estatal Marco de Residuos (PEMAR) 2016-2022, aprobado el noviembre pasado.

Aquí es donde entra en juego el “Cradle to Cradle”. Se trata de una forma de diseñar y producir “de la cuna a la cuna”, en un sistema en el que los residuos se emplean como materias primas formando un círculo perfecto. O un triángulo. Porque al diseñar tienen en cuenta tres conceptos clave: Ecología, Equidad y Economía.

La materialización de esta idea se encuentra en el libro “Cradle to Cradle: Remaking The Way We Make Things”, escrito por M. Braungart y W. McDonough, y que para seguir con el ejemplo está publicado en resinas resistentes al agua que puede ser utilizado como abono para las plantas. Además han creado un sistema de certificación, la “C2C Certification”. Los requisitos que deben cumplir los productos son: estar fabricados con materiales inocuos y saludables para el medio ambiente, diseñar teniendo en cuenta la reutilización, realizar un uso eficiente del agua e instituir estrategias para la responsabilidad social.
Abogan por el consumismo, ya que entienden que no existe residuo siempre que se tengan en cuenta todas las fases del proceso de producción (especialmente el diseño), para lograr que al final de la vida útil de un producto éste sea tomado como materia prima. En otras palabras, alcanzar la eficiencia ecológica.

Lo de lograr una economía competitiva generando 0 residuos parece utópico, puesto que la tendencia de comportamiento va a la contra. Los productos serán menos contaminantes (incluso nada contaminantes), pero nosotros seguiremos siendo los mismos.

María Perona

Iniciativas y otras cosas

Desde 1805
Villanueva de la Sierra (Cáceres, Extremadura) celebra el 27 de febrero la 212 edición de la Fiesta del Árbol, con diversos actos públicos.

Programa Minerva
Se buscan proyectos TIC para vida más fácil y sostenible.

 

Síguenos en:

Facebook LinkedIn Tumblr Twitter YouTube








¿Problemas para visualizar el mensaje? Ábrelo en tu explorador

La Fundación Vida Sostenible financia parte de su labor con aportaciones voluntarias. Colabora

Para información y comentarios sobre señalesdeSostenibilidad, por favor, envíanos un correo a esta dirección:

infoboletin@vidasostenible.com

Si no deseas seguir recibiendo este boletín, por favor, envía este correo electrónico:

bajaboletin@vidasostenible.com o pulsa el siguiente enlace: solicitar baja del boletín.

No es necesario que pongas asunto ni contenido.