Si no puedes ver correctamente el mensaje ábrelo en tu explorador.

boletín informativo de Fundación Vida Sostenible
Núm. 113 – 11  de febrero de 2016

 

coches

Madrid aplica el reglamento y hace historia

El día amaneció frío, despejado y óxidonitrogenado. El Ayuntamiento no tuvo más remedio que reducir el límite de velocidad en la M-30 (*), de 90 a 70 km/h. Teniendo en cuenta que la M-30 es un atasco permanente y que la velocidad media en ella es de unos 20 km/h, la medida despertó comentarios jocosos, pero poco más. Sin embargo, se trató de una medida histórica (así lo dijeron varios periódicos). ¿Histórico limitar un poco la velocidad en una carretera? Pues sí, porque por primera vez desde el comienzo de los tiempos se rompió la regla de oro que rige la gestión del tráfico en Madrid y muchas otras ciudades: “El coche es sagrado: no lo toques”.

El protocolo de actuaciones en caso de contaminación establece una secuencia de medidas, cada una peor que la anterior. Por ejemplo, prohibir el estacionamiento salvo a residentes, permitir la circulación solo de coches con matrículas pares o impares, etc., hasta la medida definitiva, paralizar todo el tráfico. Estas medidas se van a aplicar en Madrid si sigue sin llover (la de prohibir el estacionamiento ya se puso en vigor el viernes).

No es que ahora haya más contaminación que antes, es más bien al revés, es que ahora tenemos un protocolo de medidas más riguroso (aprobado por el anterior gobierno municipal) y un consistorio dispuesto a ponerlas en práctica. En este gráfico se puede ver cómo la contaminación media en la ciudad llegó a los 200 microgramos de NOx por metro cúbico, algo más que suficiente para tomar medidas. Puntualmente superó los 400 en alguna estación. Luego, muestra el gráfico, descendió paulatinamente, digamos que un madrileño medio respira solamente unos 80-100 microgramos de densidad tóxica.

contaminacionmadrid

Las dos escuelas de pensamiento en relación con el uso del coche privado en la ciudad

•  Una escuela de pensamiento muy influyente considera que la contaminación del aire es un fenómeno natural, que se produce cuando la ventilación natural falla. Al cabo de pocos días, se pone a llover, llega la borrasca, el aire se limpia y aquí no ha pasado nada. En cuanto a respirar aire tóxico, no es tan malo, o al menos no es tan malo como restringir el derecho a la circulación libre de los usuarios de coches.

• La otra escuela de pensamiento considera que la contaminación del aire es un problema de salud pública, y que por lo tanto debe impedirse por cualquier medio a nuestro alcance el respirar aire tóxico. Puesto que el tráfico es el principal causante de la emisión de contaminantes, hay que erradicar los coches de las ciudades, al menos de su núcleo central. La movilidad dentro de este núcleo se hará por transporte público, bicicleta, coche eléctrico, etc.

El caso de Madrid es muy interesante, porque parece que la segunda opción, que es la que domina en ciudades como Londres, Amsterdam o Copenhague, se va a imponer por fin en Madrid. De ahí las jornadas históricas en que se han establecido limitaciones al tráfico privado, por primera vez desde la noche de los tiempos.

 

libreapr

¿Se impondrá la nueva cultura de uso del coche?

Independientemente de detalles técnicos (por ejemplo, que reducir la velocidad apenas reduce las emisiones, etc.) lo más importante es que los conductores madrileños, que antes entraban en la almendra central de la ciudad como Pedro por su casa, se sienten ahora atacados. Se están dando cuenta de que no son bien recibidos. Puede que uno o dos millones de vehículos entrando en la ciudad todos los días traigan mucha riqueza (ese es un argumento que se ha esgrimido muchas veces) pero también traen muchos engorros: contaminación, congestión, ruido y siniestralidad. Y ahora parece que los inconvenientes pesan más que las ventajas.

El viernes 13, por primera vez, los coches no residentes en la almendra central se encontraron con que les iban a poner una multa por circular por la nueva zona prohibida. Luego se suavizó mucho el asunto, pero el precedente queda. ¿Qué será lo siguiente? –Pensaron los conductores.

Su reacción, tal como se puede ver en las redes sociales, oscila entre la irrisión y el enfado profundo. Casi todo el mundo considera que nadie tiene derecho a prohibirle meterse con su coche por donde le dé la gana. Que para eso le cuesta un dinero (unos 500 € al mes como media), y tendrá que amortizarlo de alguna manera. ¿Qué derecho tienen los pijos del centro de decirle que no meta el coche por sus barrios? Eso sin contar las insultantes APRs (Áreas de Prioridad para Residentes).

Pues ahí está el núcleo del asunto. Todas las medidas que se puedan tomar (aparcamientos disuasorios, mejora del transporte público, bicis y coches compartidos municipales, etc.) no servirán de nada sin una nueva cultura de uso del coche, que considere absurdo usarlo para circular por la ciudad, o al menos por su congestionado núcleo.

 

cardosgo

La nueva movilidad urbana ante nuestros ojos

Tras la agridulce experiencia de la bicicleta eléctrica municipal, exitosa pero con importantes problemas que resolver, el sistema de coche compartido eléctrico ha llegado a la capital de España. Se trata de 350 vehículos, por ahora, que se cogerán y dejarán en cualquier punto situado dentro de la almendra central de la ciudad. Smartphone en mano, localizas el vehículo más cercano, abres la puerta, conduces, pagas y lo dejas donde te de la gana (siempre dentro de la famosa almendra). Actualmente los coches eléctricos tienen la vara muy alta en Madrid (y en muchas ciudades): pueden aparcar donde quieran gratis, entrar en las zonas de solo coches de residentes, etc. La idea general es sustituir los dos o tres millones de coches de motor térmico que atestan y contaminan la ciudad por veinte o treinta mil coches eléctricos compartidos. Como se suele decir, la idea es tan buena que ya verán cómo llega alguien y la estropea.

Iniciativas y otras cosas

Diez marcas de cosmética ecológica certificadas

SocialCar: alquiler de coches entre particulares

 

(*) La carretera de circunvalación de la almendra central de la ciudad.

Síguenos en:

Facebook LinkedIn Tumblr Twitter YouTube








¿Problemas para visualizar el mensaje? Ábrelo en tu explorador

La Fundación Vida Sostenible financia parte de su labor con aportaciones voluntarias. Colabora

Para información y comentarios sobre señalesdeSostenibilidad, por favor, envíanos un correo a esta dirección:

infoboletin@vidasostenible.com

Si no deseas seguir recibiendo este boletín, por favor, envía este correo electrónico:

bajaboletin@vidasostenible.com o pulsa el siguiente enlace: solicitar baja del boletín.

No es necesario que pongas asunto ni contenido.